Archivos para la categoría: Medicina

Libro 64 de 2017Introducción

Este libro, viene de 1979. Una época en que todavía la medicina se consideraba una profesión liberal, donde se podía ejercer en forma independiente, sin estar sometido a un tercero para muchas cosas. Un futuro impensable en aquella época, pensarían muchos médicos, quienes tacharían al autor como de loco al menos. La introducción de este libro inicia preguntando si el médico estará borrado del futuro, y es una pregunta que no es para nada “retórica”. Y Attali comienza dando su respuesta en un marco histórico, repasando las diferentes etapas que recorre la medicina.  El marco desde el cual  Attali dirige su pensamiento, es el del caníbal. Un humano que come la carne de otro, por la razón que sea: ya de supervivencia, ya de honrar el muerto, situación que a la cultura occidental le resulta chocante, sin embargo la practica de otra forma. Y este orden social es al que Attali califica de caníbal.

Donde entra la medicina

La medicina es una actividad proteiforme, que está al lado del sacerdote en los tiempos históricos iniciales, cuando se considera que la enfermedad es causada por el orden divino, empieza poco a poco a volverse un acúmulo de conocimiento, de observación, de tener validación por el método hipocrático de buscar reconocer un patrón de comportamiento de la enfermedad para saber cómo se comportará dicha enfermedad en el tiempo.  Que luego, la medicina tiene una etapa de herbolaria, de toxikon y de pharmakon, es decir, de tóxicos y de fármacos, donde poco a poco empiezan a tener cabida las disecciones de cuerpos muertos, para conocer mejor la anatomía.  Y empieza una época en que la peste y las diferentes enfermedades infecciosas otra vez demuestran que el orden social es bastante débil de modo que la pobreza es el nuevo enemigo, y los gendarmes, son el nuevo norte del orden social, que cuentan con los hospicios para manejo de los cuerpos de los menos favorecidos. Solo que el hospicio, como nosocomio, empieza a generar más problemas de los que puede solucionar, y esta situación ha de persistir a lo largo del tiempo, hasta nuestros días. Luego, el orden social, ya en la época de la revolución industrial, tiene su enfoque lo material como capaz de producir beneficio, de modo que el cuerpo es concebido y manejado en esta “tónica “ industrial, donde se busca la optimización de la durabilidad del cuerpo. Como cuando se buscaba mejorar un esclavo, porque la pérdida iba a ser mucho mayor, que lo que se invertía en el acto del médico…. ah, ironías de la vida.

El nuevo mal: los microorganismos

Una de las principales razones por la cual la medicina arribo a su alto valor social, tuvo que ver con el control de los microorganismos, por vía de epidemiología como se hiciera al descubrir una fuente de origen de cólera en Londres, al introducir la política de lavar las manos, desinfectar los instrumentales quirúrgicos, desarrollar los antibióticos y demás productos de quimioterapia contra diferentes microorganismos. Por la vía de la ciencia, el medico que tiene como epitome a hombres como Pasteur, Koch, Laveran, Escher, Neisser, Schaudinn, Flexner, logró llegar a la esfera de la influencia social, para poder mejorar las condiciones de vida de muchos otros. Y de paso, por primera vez en mucho tiempo, una intervención de muy poco costo, logro un tremendo impacto en la salud de muchos y en forma duradera.

La burocracia

Y luego llega la época del siglo XIX y XX, donde ya hay mucha más ciencia y fundamento teórico, solo que la atención es limitada. Se busca como aumentar dicha cobertura, se hace una forma que se puede llamar de buena intención, pero que al estar inmersa en el marco del liberalismo  económico, empieza a considerar que los cuerpos son motivo de ganancia. Y los seguros médicos surgen, con su gran variedad de formas de presentación, desde los que cubren solamente población sana, hasta los que tienen que cubrir la población en forma integral, y a la vez, en pos de su rentabilidad, generan un nuevo tipo de “héroe” de naturaleza burocrática, cuya función es la de optimizar costos, en algunos lugares a como dé lugar, situación que ahora amén de ser más común de lo que nos imaginamos, resulta que es “la regla”. Bajar los costos a expensas de las instituciones que prestan el servicio, a expensas de los profesionales que brindan la atención al paciente y para lo cual dichos profesionales se han preparado durante muchos años, a expensas de los medicamentos genéricos, a expensas de prorrogar la atención que los pacientes tienen en derecho por haberla pagado de antemano….. Y a los médicos les dejan la obligación con su declaración hipocrática, mientras el dinero del paciente asegurado es drenado periódicamente en forma religiosa, so pena de no tener la atención….

En la frontera de la deshumanización

Y esta es la actividad de cobertura en salud que muestra Michael Moore en la película Sick-o. El seguro sanitario deviene el gran hermano que decide que se cura, a quien se cura…. Y a quién no. Y al mismo tiempo, este seguro sanitario empieza a generar discursos pseudo-éticos sobre el derecho a morir dignamente, la eutanasia. Y solo porque al final de la vida, los costos de enfermedades de un anciano pueden llegar a ser ocho veces o más lo de una persona sana.  Situación a la cual no es ajena Colombia. Sobre este escenario, vale la pena recordar la posición del médico y experto en ética Jorge Merchán, quien refiere a propósito de una situación extrema de finalizar la ayuda de una máquina de soporte vital: lo debe hacer el familiar, o el administrador, no lo debe hacer el médico, ni el personal de salud, porque ellos están orientados por formación a cuidar la vida y no a acabar con ella.

Los “vivos-muertos”

Solo que la cosa no termina acá. Hay un mundo de “vivos muertos”, de humanos que por una u otra razón requieren de algo que supla una función perdida. Y aquí se llega al mundo del concepto de “prótesis”, sea algo mecánico, una extremidad, una válvula cardíaca, una bomba de insulina, una enzima que el organismo no produce. El médico queda al margen de la actividad de salud, como un interlocutor-mediador con pago por un tercero como lo es un asegurador, y un receptor paciente, o cliente de dicha intervención o prótesis o tecnología en salud, como la describen hoy en día en la jerga de seguros que impregna el medio. Y alrededor de esto empiezan las historias escalofriantes: como la de un servicio de trasplante de pacientes renales, que decidía negar el procedimiento a un joven entre 20 y 30 años, porque al ser un beatnik, no tenía una adecuada posición social. O a una señora con recursos suficientes, negárselo porque el origen de sus recursos no la hacían respetable….. O a un padre de familia, sencillamente porque no tenía los recursos suficientes y quien murió el día en que le notificaban a sus familiares el rechazo. Y si esta fue la situación de una institución para adultos, genera igualmente escalofríos la de servicios de patología que vendían tejidos fetales para investigación con células madre….

El terrible atisbo del futuro

Y de aquí, el futuro puede ser aún más escalofriante, como el que presentó Ridley Scott en la película Blade runner: el de seres quiméricos, hechos para hacer trabajos peligrosos o devalorados para humanos “normales” y lo curioso es que ya hubo una propuesta de esto por el instituto Kennedy de la universidad de Georgetown… Para quienes no han visto Blade runner, se trata de un mundo donde clones a semejanza de humanos que son llamados “replicantes”, se rebelan de sus trabajos, por lo cual son cazados y eliminados por un tipo especial de gendarme, el blade runner, que es donde entra en escena Harrison Ford. En la búsqueda, el agente conoce a los ingenieros genéticos creadores de los diferentes órganos y tiene igualmente el privilegio de conocer al dr Sebastián quien logró desarrollar lo más complejo: el cerebro. El modelo o clon de guerra, personificado por Rutger Hauer, al final, cuando se llega al culmen de la película, muestra su sensibilidad, al contar sobre la belleza de los nuevos sistemas planetarios y solares que había conocido, eso que nunca otros ojos humanos verían….. Y al salvar de la muerte a su blade runner perseguidor…. todo para terminar salvando a la obra maestra del creador doctor Sebastián, el personaje de Sean Young.

Conclusión

Con la historia de ver desde donde se viene y hasta donde se ha llegado, el futuro de los enfermos no es un futuro alentador. Estamos en un mundo donde algún pensador dijo que nunca se había logrado tanto para ponerlo al provecho de tan pocos. Desafortunadamente y con mucho dolor, estoy de acuerdo con la propuesta de Attali de 1979. En el mundo del futuro no hay médicos como los conocimos, solamente proveedores de salud, que es el nuevo término de la jerga burocrática de seguros, que atienden “siniestros” en los clientes, proveedores que están expuestos cada vez más a una creciente parafernalia sin fin de controles burocráticos, legales y técnicos, que demuestran en forma fehaciente que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Descanse en paz la medicina hipocrática.

Anuncios

Que hay de interesante en Medicina

Este artículo del profesor Fernando Sánchez Torres, muestra una perspectiva -diríase orwelliana- en lo que tristemente se ha convertido la que otrora fuera la digna profesión médica. Y digo RIP, recordando a Jacques Atali, quien en su momento en su obra El orden caníbal, planteaba que el futuro de aquella época (hoy) no iba a contar con médicos.
Ya está pasando.  Y otro montón de detonantes, que ya se ven como los administrativos, burocráticos, gerenciales, la presión legal, el no poder curar ya que ni siquiera hay tiempo para consolar, harán que los rescoldos de medicina clásica, se vayan sumiendo poco a poco en la sombra del pasado.
Instancias legales son las que definen ahora que tipo de enfermedades existen o no pueden existir y que tipo de situaciones “tienen” que salir de determinada forma.  La obstetricia, la cirugía plástica, se…

Ver la entrada original 753 palabras más

Algunos comentarios sobre este libro que vale la pena leer para comprender mejor el mundo que nos rodea. El propio conocimiento puede llegar a partir de conocimiento del universo, y al conocimiento…

Origen: El Código Secreto – Maya Hemenway

El envejecimiento saludable es un tema sobre el cual se necesita continua educación.

geriatricsblog

old-letters-1082299_1280 Crédito de imagen: autor unsplash, en https://pixabay.com/es/cartas-viejas-pluma-fotos-antiguas-1082299/

Natural aging is inevitable, but healthy aging is possible.

There are 4 key domains explain aging process, namely:

  1. Changes in body composition
  2. Energy imbalance
  3. Homeostatic dysregulation (an alike term is homeostenosis, references in PubMed)
  4. Neurodegeneration

References.

http://www.ilsi.org/Documents/2015%20Annual%20Meeting%20%20Presentations/Dwyer.pdf

Ver la entrada original

Sitio de divulgación médica en Facebook, enlace

https://www.facebook.com/groups/161366980592425/

Portada grupo FB

5

http://www.clarin.com/buena-vida/salud/tratamientos-importantes-lucir-joven_0_1445255619.html

Electropolución y la nocividad de la Telefonía Móvil.

Impacto en salud pública de los teléfonos celulares

A %d blogueros les gusta esto: