El fisiatra colombiano Germán Rodríguez ha explicado que una mala talla en el sostén puede causar alteraciones en la piel y espalda pero sobre todo mucha incomodidad.

Si le queda grande y no sostiene bien se pueden presentar problemas de columna. “Es muy común que mujeres con busco grande o desproporcionado tengan mucho dolor de espalda y el sostén es un elemento que ayuda mucho a que los senos estén contenidos y sobre todo que no tengan un movimiento de péndulo, que es el movimiento más generador de carga en la espalda , incluso más que el mismo peso”, explica el médico.

Igualmente, un sostén de talla menor -que le quede apretado- puede también generar inconvenientes. “Una presión sostenida con un material que talle genera probablemente una infección a largo plazo o una infección por hongos”, agregó.

Por ello recomienda que las tirantas sean muy anchas, el doble o el triple de lo normal de su brasier actual. “Aunque eso tiene consideraciones estéticas si es muy recomendable para el soporte y la destrucción de las cargas”. Prefiera además los sostenes de tirantas cruzadas y con copa completa, que cubra todo el seno para mayor protección y reducir el movimiento. Tenga cuidado también con las varillas sueltas. Y lo más importante es que su sostén se adapte a las actividades que realiza, como el deporte o la lactancia.

Anuncios